UN TÚMIN: UN MINUTO

UN TÚMIN: UN MINUTO

NACE CONSEJO GENERAL  DEL TÚMIN

Juan Castro Soto

Del 4 al 6 de noviembre se realizó la reunión de coordinaciones y enlaces del Mercado Alternativo Túmin, en Tepoztlán, Morelos. Ahí se conformó un Consejo General del Túmin, que responda a las propuestas de los participantes y cuide el buen funcionamiento del proyecto, al modo de un “Consejo de Ancianos”. Es como un consejo de vigilancia, presto a apoyar. No un policía ni un jefe, sino un amigo; no dirige, no impone, sólo recomienda; ayuda a que las regiones tengan la mayor libertad y creatividad posibles para organizarse de manera autónoma, con una mínima identidad colectiva que les permita funcionar en red, de forma incluyente.

Era importante formarlo, pues ya no hay una coordinación nacional debido al surgimiento de regiones autónomas que se coordinan a sí mismas, basadas en un reglamento aprobado por más de 1,500 participantes. Una de las propuestas más interesantes, aprobadas por este nuevo organismo de gobierno propio, fue el llamado Túmin-Internacional, para poder formar regiones autónomas de tumistas en otros países –también propuesto por compañeros foráneos que se han inscrito al Túmin en su paso por México–. Para ello se establecieron tres mecanismos:

  1. Túmin-Digital: intercambios a distancia con registro electrónico;

  2. Igualación de las paridades con cualquier otra moneda, y

  3. Igualación de valor en los productos y servicios.

El Túmin-Digital fue posible aprobarlo al haber una plataforma gratuita y especializada, así como un compañero dispuesto a coordinarla también de modo gratuito y solidario. Esto permitirá hacer pagos en internet sin sustituir el Túmin de papel. Será un complemento opcional de Túmin para quien quiera y pueda usarlo, en un circuito cerrado de los tumistas inscritos, sin afectar a otros. Más polémico fue establecer “Un Túmin igual a la unidad de cualquier moneda del mundo”, sea oficial o comunitaria, a fin de rasurar la inequidad que plantean las diferentes monedas –lo cual ha sido una causa del robo sistemático entre los pueblos. Y aún más controvertida fue la decisión de establecer “Un Túmin igual a un minuto de trabajo”, sea éste manual o intelectual, como parámetro de valor a los productos y servicios. Polémico, pues cada trabajador reclama mayor valor. Complejo para los productos donde intervienen muchas variables, pero más fácil para los servicios o mano de obra.

Esto define límites naturales a la riqueza, donde nadie puede ser más rico que lo permitido por 24 horas diarias de trabajo. Dichos mecanismos son, de suyo, un posicionamiento político-ideológico ante el actual sistema  capitalista. Es la perspectiva de una economía más equitativa y justa para nuestros pueblos y el mundo, donde tal vez sólo iniciarán quienes la han propuesto, pero entre todos se encontrará la forma de hacerla funcionar más plenamente.

Por ahora, ya marca una dirección y un horizonte hacia dónde caminar, y esboza nuevas líneas de otro mundo posible. Posteriormente, dado el carácter universal y libre del Túmin, no fue aprobada la propuesta de sectorizarlo más allá de sus regiones autónomas, a fin de evitar la exclusión, el sectarismo, o la implicación en otras causas donde no existen consensos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *