El Túmin frente al capitalismo en Palenque, Chiapas

El Túmin frente al capitalismo en Palenque, Chiapas

Del 3 al 5 de julio se reunieron en Palenque, Chiapas, estudiantes de un diplomado en economía solidaria, provenientes de diversas comunidades y municipios cercanos de Chiapas y Tabasco.
Este diplomado es impulsado por la Casa de la Mujer, en Palenque, y por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), los cuales invitaron al Mercado Alternativo Túmin para que compartiera su experiencia de moneda comunitaria. El evento fue coordinado por Cristina González y todo el equipo de la Casa de la Mujer, así como por el catedrático de la UAM Carlos Cortez, quien expuso de manera sencilla y clara la perspectiva de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA).

¡CALABACITAS DE 2 HORAS!
Los estudiantes, en su mayoría de lenguas originarias, expusieron sus proyectos comunitarios y experiencias de trabajo, llamando la atención un joven que ha trabajado como migrante en el norte del país, quien platicó la manera tan rápida como crecen las calabacitas, más o menos así:
“Me asignan un surco de unos 100 metros, y nos marcan en el antebrazo la medida de la calabacita que debemos cortar; los brotes pequeños se dejan y al cabo de 2 horas, cuando ya terminé mi surco, vuelvo a comenzar pues aquellos brotes ya crecieron y están listos para cortarse también; hacemos 4 cortes de las mismas plantas en un día”.
Una planta de calabaza tarda unos 75 días para cosecharse, pero debido a los agroquímicos y probablemente a su origen transgénico, dichas calabacitas tardan ¡2 horas en crecer! Así que nos preguntamos ¿quién puede competir con eso? Habrá que tener cautela con esos productos en los grandes supermercados, ya que no se sabe si han sido modificados y dañen a la salud. Es mejor consumir de nuestro propio huerto.

LA CORRUPCIÓN DEL SISTEMA CAPITALISTA
Al día siguiente se explicó cómo nace el dinero para facilitar el trueque, y cómo funciona de forma solidaria, en contraste con el sistema capitalista.
Se vio cómo el uso del dinero se ha ido pervirtiendo, acaparándose la riqueza en unos pocos con una mayoría pobre. Se explicó cómo los bancos extranjeros crean dinero de la nada en una computadora, dando infinidad de préstamos de dinero electrónico que no pueden respaldar; por-que si todos los que reciben pagos con esos préstamos acudieran a los bancos a cobrarlos, éstos no podrían pagarlos: ¡el 95% del dinero que circula en el mundo es creado de esa manera electrónica y sólo el 5% son billetes impresos! Así que tampoco los deudores podrán pagar esos créditos con los que compraron propiedades, lo cual genera una “falta de liquidez” en los bancos: en pocas palabras, no tienen dinero, y por eso los gobiernos acuden al “rescate de los bancos”, imprimiéndoles dinero por millones para que puedan pagar a quienes lo soliciten. Pero a los deudores no los rescata nadie, éstos tendrán que pagar sus créditos bancarios con las propiedades adquiridas, como casas, ranchos, empresas, vehículos, etc., y de ahí los desahucios y los suicidios en todo el mundo. Vamos, es un sistema corrupto.
Más aún, se utilizó un fragmento de la película española “Concursante”, para explicar cómo ni los intereses pueden pagarse, ya que tampoco han sido impresos. En suma, se trata de un fraude gigantesco que no es creíble pero es real; y todos nuestros gobiernos respaldan ese robo y esa corrupción, tratando de aplacarnos con la limosna de una pensión.
En efecto, a esos banqueros no se les toca, pero si un pobre “se corrompe” robando un pan para sus hijos, ¡ése la paga! y va a la cárcel. Y para eso se han instalado cámaras por doquier, mas ni una sola cámara nos muestra cómo nos roban los banqueros con apoyo de sus gobernantes.

¡PRECIOS A LA BAJA!
Entonces se explicó el Túmin. Se dijo que en este Mercado Alternativo “dejas de ser cliente y te conviertes en compañero”: nos vernos como hermanos y no con un signo de pesos en la frente, apoyándonos más como consumidores que como productores. Se trata de que todos bajemos los precios lo más posible para que podamos consumirlos entre nosotros, accesibles a nuestro bolsillo; y nos damos facilidades de pago con Túmin y en especie, y créditos sin intereses; o no los podremos comprar.
Esta es un modo de acercarse al trueque directo o al acto de compartir, y se le resta poder al dinero, que se hace menos necesario. Pero es de quitarse el chip capitalista de la cabeza (y del corazón). 

Prensa Popular del Totonacapan y la Huasteca (2018). El Túmin frente al capitalismo en Palenque, Chiapas. Kgosni, 251 Más refrescos Menos cerebro, pp. 6. Recuperado de: https://www.dropbox.com/s/u81l80dfw49rbz7/KGOSNI%20251-M%C3%81S%20REFRESCOS%2CMENOS%20CEREBRO.pdf?dl=0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *