TÚMIN EN EL CESDER

TÚMIN EN EL CESDER

“UNIVERSIDAD CON LOS PUEBLOS DE LA SIERRA”

JUAN CASTRO SOTO

Del 24 al 30 de Julio, en el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (CESDER), ubicado en Zautla, Puebla se reunieron unos 50 estudiantes de diversas maestrías para concluir los cursos organizados por la UCI-Red.

El domingo se invitó a diversas organizaciones que participaron en lo que se llamó “Universidad con los Pueblos de la Sierra”: un esfuerzo por articular las escuelas en la región, en la búsqueda de una educación alternativa que responda a la educación neoliberal.

Se invitó al Mercado Alternativo Túmin, a fin de entender la educación desde una moneda comunitaria. Se explicó que este instrumento de intercambio ha sido también un libro de texto y un taller que nos ha ayudado a comprender el sistema financiero internacional, el cual controla a la sociedad mediante el dinero.

El uso de un dinero propio nos ha empujado a investigar cómo funciona el dinero oficial, que hoy es creado de la nada en una computadora por los bancos comerciales (además extranjeros), a modo de deuda. Gracias al Túmin supimos que el 95% del dinero que circula en el mundo es deuda electrónica y sólo el 5% son billetes… una deuda mundial imposible de pagar; y supimos que la reserva federal de los países, ni es federal ni tienen reservas; son sociedades anónimas como lo es el Banco de México; incluso la Reserva Federal de los Estados Unidos, pertenece a una corporación privada de banqueros, y lejos de tener una reserva, tiene deudas valuadas en ¡trillones de dólares!

Así hemos ido conociendo el fraudulento sistema monetario. Además de aprender a organizarnos en el complejo mundo de las relaciones interpersonales, y la práctica de valores que nos hacen mejores personas.

Pero lo más importante es que también hemos ido aprendiendo otras formas de hacer economía, y que en el mundo existen alrededor de 5 mil monedas autónomas como el Túmin, incluso en países del supuesto “primer mundo” como Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Italia, Francia, España, etc. Y que todas esas formas de intercambio restan valor y poder al dinero oficial. En efecto, las monedas comunitarias desempoderan lo que hemos convertido en un dios todopoderoso.

Y para vincular más el papel del dinero en la educación, se habló del “Ingeniero Autónomo” (ver KGOSNI 224). Se observó que las escuelas como el Cesder ayudan a resolver los problemas concretos de la vida campesina. Es necesario este estudiante que estudia para resolver su vida y la de su comunidad, no para ser contratado como empleado.

El Ingeniero Autónomo es un egresado autosuficiente, que conoce todo tipo de temáticas y que rompe la dicotomía manual-intelectual. Su graduación no es un pedazo de papel ni un examen, sino que puede ser, por ejemplo, la culminación de una casa sustentable, donde habita un ingeniero autónomo que prescinde mucho del dinero oficial.

No obstante, este sentido de la autonomía necesita ser impulsado desde la escuela primaria –se dijo–, para contrarrestar la educación “especializada” que nos educa para ser inútiles, para obedecer a un patrón, para ser dependientes y cuyo fin es mantener a la gente entretenida durante gran parte de su vida. Pero es necesario, desde luego, el principal medio de producción: la vivienda propia.

Se comentó que se precisa ir más allá de la defensa; que la resistencia no basta, “pasar a la ofensiva” como recientemente reconocieron los zapatistas. Una ofensiva que no significa un rifle sino la construcción de un mundo nuevo.

En ese sentido avanzan los municipios autónomos, los movimientos constituyentes y las redes solidarias, por ejemplo. Durante las conclusiones del evento, Jesús Juárez, estudiante de Tlaxcala, leyó la siguiente reflexión:

Estuvimos muy felices, en el homenaje a Bartra, la experiencia campesina, es nuestro nuevo mantra.

La narración se convierte en un potente recurso, lo que se espera es que no sea todo un mero discurso.

Vivimos geniales talleres, creamos consciencia, llevarlo a la práctica será nuestra coherencia.

Usar los baños secos está muy bien, en los otros había fila nomás como de cien.

Hospitalidad, trabajo colaborativo, qué solidaridad. ¿Contentos, contentos? Ver lavar al rector de la universidad. Los tours a la feria, se dieron un poco. Qué semana tan intensa, quedó un tanto loco.

Mañana habrá que ir a terapia, mínimo leer a Jung. Si no entendiste nada, pídele una breve introducción a Andrés Lund.

La estancia de la 6ª tuvo trascendencia, no les miento. Con su graduación no terminan, es un nacimiento.

Con intensidad y a su manera, el curso de verano sí que lo vivimos, personas rebeldes, queda claro, si resistimos, existimos.

Nos toca seguir defendiendo el territorio, amar la tierra. Bienvenidas, bienvenidos, a la Universidad con los Pueblos de la Sierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *