TÚMIN EN “LAS CAÑADAS”

TÚMIN EN “LAS CAÑADAS”

COOPERATIVA
LAS CAÑADAS SE INTEGRA AL TÚMIN
EN HUATUSCO, VER.

ANA MARCELA SÁNCHEZ FLORES.

 

El proyecto de moneda alternativa “TUMIN”, que genera cooperación y colectividad desde diferentes sectores sociales, mediante el intercambio de “bienes y servicios”, funciona de manera exitosa paralelamente a la lógica capitalista. Sigue incorporando participantes y proyectos colectivos que tienen un aporte social y ambiental significativo, para formar parte de la red que tiene como fin generar mejores condiciones de vida para quienes están dentro y, si se puede, para más sectores de la población.
En el municipio de Huatusco, Veracruz, el proyecto de regeneración y protección de bosque de niebla llamado Cooperativa Las Cañadas, S.C., cuyos integrantes reconocen como una especie de Comuna, es de los proyectos de permacultura más exitosos en México. Entre el buen vivir con base en una educación popular y una autonomía llevada a la práctica. Se construye otra forma de vivir con la naturaleza, con las personas, decisiones consensuadas, cuidar el ambiente y proveerse de él en la lógica de la permacultura.

Realizamos, Iván Uranga, José Alberto (ambos del proyecto Túmin ), y la que suscribe este artículo (recién integrada), una visita de intercambios de conocimientos sobre prácticas productivas, como iniciación al TÚMIN, terminando el fin de semana en la incorporación de Las Cañadas al proyecto. Mientras la cooperativa atendía a un grupo de cañeros con un curso de compostaje a gran escala, reconocíamos parte del lugar, de 306 ha., con sus zonas muy bien ubicadas, según los principios de la permacultura.

La zona de vivienda es amplia para recibir/hospedar a las personas que quieran aprender por un periodo largo o por un fin de semana. Construcciones con elementos de la región y técnicas ecológicas. Captadores de agua para las regaderas, para lavarse las manos y lavar trastes. Baños secos, cuyos desechos son utilizados para producir fertilizante. El área de cocina y comedor comunitario tienen a un costado el huerto biointensivo, con flora y frutos comestibles aptos para el lugar pero también aquellos para composta.

Luego comienza el bosque comestible, con islas de diferentes características y caminos, variando el tipo de árboles, arbustos, y plantas que conviven y se ayudan a vivir entre ellas y generan alimento, ya sea para los humanos, para la tierra o para el planeta. Ahí se encuentran los gallineros.

Más adelante está la villa, habiendo varias casas habitación, animales de pastoreo y algunos cultivos. Todo lo que se produce es para los que ahí habitan, y en segundo lugar para vender o hacer otros productos.
Posteriormente, buscando conectar lo espiritual, tienen una zona para reunión de las mujeres, realizar danzas, así como un temazcal.

Cruza un río, al que tratan de cuidar junto a la población cercana, para no contaminar, aunque al parecer hay zonas de cultivos extensivos que podrían estar contaminando con fertilizantes químicos. Por lo que aún queda trabajo por hacer.

Después están las áreas de amortiguamiento. Algunas regeneradas, ya que antes hubo ganadería, y otras zonas se conservan con vegetación original.Este proyecto, es un aporte ambiental y social importante, contemplando además que los bosques de niebla en México apenas significan el 3% de los ecosistemas del país; están en peligro, por eso se intenta que se conserven sin dejar las prácticas sostenibles, sin excesos y sin explotación desmedida, sino inteligente.

Ricardo Romero, es especialista en este ecosistema y afirma que es el más rico de todo el país.
Es así como un proyecto que se volvió cooperativa hace 10 años, ha ido consolidándose y cubriendo los retos que se presentan, ahora dando un paso más al incorporarse a una red más amplia de cooperación, apoyo y trueque: el TUMIN.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *